Advertisement

smotos

Dakar -> 07/01/2008

EL DAKAR ES ÚNICO E IRREPETIBLE; LUCHARÁN POR ÉL CUERPO A CUERPO SI FUERA NECESARIO

Tras la suspensión del Dakar hemos escuchado y leído todo tipo de proyectos e ideas para traerlo a Chile, hasta con el apoyo de Gobierno y de Sernatur, como si de un viaje turístico se tratara. Ya nos imaginamos al duro de Peterhansel, con sus 20 Dakar al cinto, escuchando las quenas de chicos altiplánicos en lugar de convivir con el Frente Polisario, con niños desnutridos, con esas moscas que revolotean sobre sus cabezas y con más de 50 fantasmas que perdieron su vida en el intento.

Por Alexis Vásquez H.
Como material periodístico, como hecho noticioso, resulta atractivo y golpeador.
¿A quién no le gustaría tener el Dakar en Chile?...A todos, menos a la combativa dirigenta ecológica de Punta Choros, que mantiene en vilo a cada rally que se atreve a pasar por las costas de la IV Región.
En un encomiable propósito de despertar conciencias deportivas y apoyar la realización de mega-eventos en nuestro país, algunos sectores de la prensa nacional e improvisados columnistas “pro-motos” (lo cual siempre se agradece) han lanzado la candidatura chilena para acoger al más mítico de todos los rallies, a la Madre de todas las Batallas.
Más aún, ya tienen de paladín a nuestro estimado Rodrigo Lobo y al director de Sernatur para ir a Europa a defender la opción, mientras los brasileños enviaron por su parte un mail masivo y mundial invitando a todos los viudos del Dakar 2008 a correr su gran prueba en el próximo mes de junio.
También han surgido las opciones de China (un París-Pekín, por ejemplo) , Australia y hoy, la más concreta de todas : La de Europa del Este, el ex Master Rally donde se luciera Carlito de Gavardo, pasando por Turquía, estepas rusas y Mongolia, ya dentro de Asia. 

Pero ante estos “colmillos afilados” la pregunta de fondo es si alguna de ellas podrá reemplazar un Lisboa-Dakar, Granada-Dakar o como se llame.
A mi entender Dakar hay un solo, único e irrepetible.
Dakar es sinónimo de lago Rosa, desierto, dunas, accidentes, muertes y todo el misterio africano que encierra.
Equivocados están quienes piensan que el Dakar es una lucha para y por el deporte. Que bastaría con tener espacios bastos, arenas eternas y permisos municipales para hacer la gran carrera.
¿Han escuchado aquello de las Bombas sin mártires?...no existen!!!, tienen que tener uno o más bomberos muertos para ser alguien en la primera línea de fuego.
Pues bien, el Dakar tiene más de 50 –incluyendo a su propio fundador- y va por más, como un ente devorador que no se cansa de tragar coches, motos, quads y camiones.

El piloto que busca la aventura, la adrenalina del Dakar, quiere estar, pertenecer, a ese escaso grupo que ha hecho la prueba. Que llega a las 6 de la mañana al campamento de turno (porque no hay hoteles) para dormir una hora y salir congelado a las 7. Que casi no come, porque no alcanza después de las etapas Maratón; que carga en su banano con las herramientas más insólitas para no quedarse botado en medio de la nada; que se arma de valor por si llegara a toparse con esos fantasmas que andan sueltos; que sabe que en cualquier instante un grupo de tuareg los puede dejar en pelota –como ha ocurrido- o que los helicópteros andan encima de sus cabezas oliendo la sangre para descender.
Te quedas botado y debes partir del próximo pueblo rumbo a Europa, mientras confías en que el camión-rastrillo dará con tu moto.
El Dakar, definitivamente, no es una prueba deportiva. Es el espíritu “legionario” de la conquista y el sometimiento de un territorio. Antes por los franceses, hoy por un puñado de intrépidos que, pagando el dineral que les exige la organización, buscan sus jinetas para exhibirlas en la chaqueta.

¿Cuál es la foto que prefiere el motorista?, ¿La que aparece rodeado por diez negritos llenos de moscas?, ¿abrazado con un tuareg de aspecto fiero?, ¿con la moto hecha polvo? o aquella foto con la Iglesia de Parinacota de fondo o con el lago Titi-caca con unos indiecitos inofensivos.
Un Patagonia-Amazonia que gusta al Presidente de la Federación Chilena, Sebastián Etcheverry (partiendo en las costas atlánticas de la Argentina, pasando a Chile por el cruce de San Juan-La Serena, atravesando los desiertos, Perú, hasta llegar a la selva amazónica) huele maravilloso, tratándose de una prueba deportiva.
Pero no tiene nada que ver con la esencia del Dakar.
Por eso es que sospecho que la gente de ASO intentará por todos los medios de mantener a como dé lugar el trazado de la prueba. ¿Por qué deben amilanarse ante la amenaza terrorista si han estado cientos de años en lucha?. Reforzarán la seguridad, cobrarán a pilotos y auspiciadores unos euros más o, si es necesario, llegarán a acuerdos hasta con Jadafi (Libia) ahora que está abriendo las puertas al turismo, como fuente de ingresos.
La patente Dakar es fuerte, tanto como para luchar por ella, cuerpo a cuerpo si fuera necesario.

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com