smotos

Dakar -> 12/01/2018

“EL MAESTRITO” GARAFULIC REPASA SU ÉPICA REMONTADA DAKARIANA; 40 LUGARES EN 4 ETAPAS

Dentro de la voragine del Dakar hay muchos temas que pasan casi desapercibidos pero que generan admiración cuando uno se detiene a analizarlos con calma. Ese es el caso de lo sucedido con Boris Garafulic, piloto de Mini en la categoría autos. El capitalino, tras perder más de 10 horas reparando su auto tras la colisión que protagonizó con su coequipo Yazeed Al Rajhi durante la segunda etapa en las dunas de Pisco, ha iniciado una de las remontadas más memorables en la historia del evento, avanzando desde el puesto 64° al 26° de la general en solo cuatro etapas de carrera, un hecho admirable que pone de manifiesto la calidad del “Maestrito”, quien pese a la satisfacción por su rendimiento guarda una evidente dosis de molestia ante el escaso espíritu de fair play que han mostrado sus compañeros de team, que a diferencia de él no han prestado ayuda cuando alguno de los pilotos de X-Raid ha sufrido alguna adversidad en la ruta. “Se acabó el San Boris”, advirtió el chileno, protagonista de una gran semana de Dakar ubicándose permanentemente entre los 15 mejores de las etapas.

Boris encontrando "la paz" en la capital boliviana.

Por Claudio Morales, enviado especial

Junto a nuestros partners Imoto S.A. y Metzeler

 

¿Cuál es tu balance de esta primera semana llegando a Bolivia?

“Estoy muy contento de estar en La Paz porque los dos últimos días fueron muy duros y largos, casi 12 a 13 horas arriba del auto por día, pero contento pues hemos sido rápidos e incluso en una etapa llegamos a estar quintos. El segundo día nos jugó en contra por el golpe que sufrimos en las dunas (colisión con su coequipo del team X-Raid, Yazeed Al Rajhi), quedamos con mucho dolor, lo que nos hizo bajar un poco el ritmo, y además días más tarde tuvimos que sacar a Yazeed que estaba en el agua flotando, pero en conclusión bien porque hemos tenido una remontada épica avanzando más de 40 lugares en 4 días, lo que personalmente no había visto nunca. Ahora no nos queda más que seguir empujando”.

 

¿Estás con el pecho inflado tras remontar esa cantidad de posiciones?

“No, más que eso pienso que cuando estás en los momentos más adversos llegan fuerzas que te hacen dar vuelta la situación. En este caso no hay mucho que culpar a alguien por lo que sucedió, pero creo tiene mayor responsabilidad Yazzed Al Rajhi que yo, ya que si tu vas subiendo una duna no puedes avanzar como avión asumiendo que no hay nada al otro lado (de la duna). Una vez que pasó eso no pensamos demasiado en que lugar podríamos haber logrado, sino que trabajamos, nos sentamos en el auto y nos pusimos a correr. El resultado viene por añadidura. Probablemente en los dos últimos días anduvimos más fuerte de lo que jamás lo hemos hecho, y creo que eso parte de la necesidad de revertir lo que nos sucedió en el segundo día”.

 

¿Cómo catalogas este Dakar 2018 tan duro y con múltiples abandonos?

“Ha sido un rally complicado porque uno podría decir que se dio una vuelta de carnero porque iba muy rápido, o que se tragó un hoyo. Son cosas que pueden pasar y al final de cuentas es culpa tuya, pero acá la realidad es que lo sucedido en la segunda etapa no fue culpa mía. De todos modos no sacábamos nada con darle más vuelta y recriminarse porque en definitiva somos dos pilotos del mismo equipo. Ahora en cuanto a la carrera en si creo que ha sido la más difícil en Sudamérica. Perú, para bien o para mal, tiene dunas que son superiores a la de nosotros en cuanto a dificultad y extensión, de eso no tengo ninguna duda. El desieto peruano es una cosa impresionante. El grado de destrucción en esta carrera ha sido enorme, y es cosa de ver a los médicos del Dakar, quienes se han encontrado con muchísimos fracturados. Nani Roma por ejemplo ya está en España de vuelta. No ha sido un rally fácil”.

 

¿Es verdad que por las ayudas que has prestado en las etapas te llaman San Boris?

“Si (risas), un día ayudé a Yazeed Al Rajhi y en otra etapa hice lo propio con Orly Terranova. pero les dije que ya se acabó el cuento, porque cuando nosotros estábamos ayudando pasaron dos Mini más y no pararon. Ahí se presentó un problema en el equipo y hubieron tirones de oreja bien fuertes. Si te fijas bien en uno de los Mini que hay más mecánicos es en el mío, y eso se da porque han visto que el piloto que refleja mejor el espíritu del equipo soy yo. Uno puede decir muchas cosas, pero al final hay que hacer las cosas, y en ese sentido ver que los nuevos Buggy del equipo estén flotando en el mar y que nadie pare del resto de la escudería no es muy elegante. Ya les canté la carta de que no habrá más San Boris”.

 

¿Cómo vislumbras las próximas etapas en Bolivia?

“Tendremos mucha pista, zonas rápida y altura en las etapas bolivianas. En lo personal me siento bien en la altura, nunca he tenido mucho problema con ese factor. Creo que se pueden dar sorpresas en esas etapas por el hecho de no tener asistencia técnica. Un error te puede costar, pero como ta lo dije el San Boris se acabó”.

 

¿Cuál es tu expectativa para lo que resta de Dakar?

“No tengo ninguna expectativa. Cuando retrocedí al 65° o 66° tampoco pensé en un resultado, sino que solamente que en sentarme en el auto e ir a fondo. Los dos últimos hemos hemos andado a full y esperamos replicar ese rendimiento. Como me lo decía el Chaleco López, las posiciones en el Dakar se van ordenando solas, por lo tanto al estar en los puestos de adelante te acercas rápido en el resultado, sin embargo, si te ubicas en lugares de atrás es porque tienes que estar ahí. Creo que con haber avanzado 40 lugares en cuatro día hice algo importante”.

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com