Advertisement

smotos

Dakar -> 18/12/2017

BARRAGÁN: “CORRERÉ EL DAKAR POR MI Y POR MI HERMANO”

Nuestro buen conocido piloto espańol Jonathan Barragán, quien ha visitado en varias ocasiones nuestro país con motivo del Mundial de Enduro en Talca, está listo para hacer su debut en el Rally Dakar, un evento que afrontará con especial ilusión, no solo por tratarse de su primera aventura en el evento off road más duro del mundo, sino que además por disputarlo apenas un par de meses después de la muerte de su hermano Jesús, un hecho que reconoce le dará una fuerza extra.

El espańol será uno de los encargados de colocar a Gas Gas en la elite del rallysmo mundial.

Fuente: marca.com

Por todo el mundo hay pilotos, incluso gente normal que va en moto o coche, que quedó embrujada por ver algunos cacharros ''''haciendo el loco'''' por la arena del desierto antes de llegar al Lago Rosa de Dakar.

No es el caso de Jonathan Barragán. Lo suyo era el motocross. No en vano, su padre, Jesús, fue campeón de España de esta disciplina en 1984, y él, desde los cinco años, tenía una moto con la que trasteaba por los descampados junto con su hermano Jesús.

Jonathan era muy rápido. Tanto que se fue a vivir a la cuna de esta especialidad, Bélgica, con Jesús, para intentar ser campeón del mundo. "Fueron muchos años en el motocross, en el Mundial, en el Campeonato de España. Ha sido mi vida. Estuve luchando por el campeonato tres-cuatro años. En 2008 iba segundo luchando con Cairoli me lesioné a mitad de temporada y ya tuve que dejarlo. En 2009 también fue muy bien. A raíz de 2011 los resultados no fueron tan buenos. Para ser campeón se requiere un cúmulo de circunstancias y cosas y es muy difícil que surja todo", evoca. Ganó cuatro grandes premios. Tenía como jefe a Stefan Everts y sus 10 coronas.

 

Giro al enduro

Jonathan necesitaba un cambio: "Llevaba ya muchos años en el Mundial. Pasé por varias marcas. Llegó un momento en el que la motivación y los resultados no eran los que yo tenía cuando era más joven. Me ofrecieron dar el paso hacia el enduro y hasta ahora".

La transición fue dura, pero los éxitos llegaron, aunque no del calibre del motocross. "No me ha ido tan mal. He conseguido tres podios en el Mundial. Fue maravilloso, no me lo esperaba. Conseguí, también un título nacional. Creo que me ha ido muy bien, pero de querer ganar a estar luchando entre los cinco-seis primeros cambia. Me ha costado. Viniendo del motocross, hay carreras que se le da mejor a gente que es más trialera. A mí hay cosas que se me atragantan", admite.

Y ahora, con 32 años, le llega la siguiente fase: los raids. Se estrenará en el Dakar 2018. "Ni cuando corría en motocross tenía claro que iba a correr en enduro, ni cuando corro en enduro tengo claro que va a salir algo más. Esto se hace según va saliendo, las circunstancias. Estoy muy contento de dar el paso", afirma. Los primeros pasos ratificaron que lo puede hacer bien, aunque la adaptación requiere tiempo. "El problema que tenemos los que vamos a los rallies viniendo del motocross o el enduro es que tenemos el chip de ir siempre a fondo. Aquí, en el rally es muy peligroso. Vamos a velocidades más altas y tienes que cambiar la forma de ir en moto. No digo ir despacio, pero las carreras son más largas, más kilómetros, tienes que saber administrarte de otra manera. Tenemos que cambiar el chip. La navegación es lo más complicado. Casi todos se pierden. Hasta los buenos. Hay que intentar perderse lo mínimo posible", asegura tras correr el Ruta 40 y, recientemente, ensayar en Marruecos.

La vida de Jonathan cambió el pasado 1 de octubre. Estaba en Requena para correr el Nacional de enduro cuando le llamaron diciéndole que su hermano había tenido un grave accidente entrenándose en San Martín de la Vega (Madrid). Dejó el evento, tomó su vehículo y volvió a casa. De camino ya le informaron del fallecimiento. Jesús, a sus 39 años, siempre se entrenaba con él. Fue campeón de Madrid de motocross, daba clases a niños y se ocupó de los negocios familiares, como la tienda de motos Motosur de Leganés. Era su conciencia y ansiaba más que Jonathan correr el Dakar. De hecho, en sus diálogos soñaban con que en 2019 fuera de mochilero del menor.

Este hecho luctuoso reforzó al de GasGas. "Estamos pasando momentos muy duros. Te planteas muchas preguntas. Pero, al final, el camino tiene que seguir. Tanto de mi hermano como mía, era nuestra ilusión. Intentaré hacerlo lo mejor posible", asevera. Su recuerdo va a estar siempre con él. "El Dakar lo hago por él y no por él, por mí, también. Es una ilusión que llevo corriendo desde pequeño. Toda la gente que me ha ayudado, tanto él como mi familia. Él no está en este momento presente, pero está con nosotros", reconoce.

 

Un deporte de riesgo

Ahora, correrá una prueba en la que algunos se han dejado la vida. "No nos damos cuenta hasta que pasa algo a alguien bien cercano o cuando te pasa a tu alrededor, pero no puedes pensar eso. A mí me ha pasado hace dos meses y cuando me monto en la moto no pienso en eso. Si no, me quedaría en casa. Montarse en una moto es un deporte de riesgo. Igual que en una bicicleta u otro deporte de riesgo", afirma.

Es un proyecto a largo plazo con la marca a la que fue fiel cuando casi desaparece: "No me gusta hablar de lo que pasará. El objetivo ahora es tomar experiencia y ya se verá, pero el objetivo es el Dakar".

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com