Advertisement

smotos

Motocross Nacional -> 08/09/2017

GONZALO PRADO CON S MOTOS: “ME ESTABA QUEDANDO DORMIDO EN UN SUEÑO IRRESISTIBLE”

El 19 de agosto de 2017 será un día que el piloto curicano no olvidará jamás, y es que lo que suponía sería un entrenamiento más de rutina en el circuito La Finca de Rapel se terminó convirtiendo en una verdadera pesadilla que hizo temer por su vida. Prado sufrió un fuertísimo accidente que lo dejó en estado grave con pérdida de sangre e importantes daños en uno de sus riñones y bazo, ante lo cual debió ser derivado a la Clínica Alemana de Santiago, donde por varios días recibió dadores de sangre. En un principio la evolución fue lenta, pero Prado con la juventud de sus 24 años y la fuerza de su estado físico fue revirtiendo la situación hasta lograr ser dado de alta el último lunes, dando así el primer gran paso rumbo a un largo proceso de rehabilitación, del cual espera salir fortalecido. S Motos se comunicó con Gonzalo, quien con lujo de detalle nos cuenta cada uno de los pormenores de estas tres últimas que han marcado un quiebre en su vida, pero que como él mismo reconoce le han permitido rescatar cosas positivas e inyectarse de buenas vibras gracias al apoyo de muchísimas personas. Los invitamos a conocer su relato.

Kelly Andris fue uno de los pilares importantes de Prado durante su periodo de hospitalización.

Por Ignacio Psijas


Gonzalo, primero que todo genial saber que estás en franca mejoría y que puedas contar tu historia tras momentos tan complicados.

“Gracias, ya pasé la peor parte. Me encuentro en Santiago esperando hacer algunos exámenes que me quedan y de a poco empezando a caminar que es mi primera tarea”.

 

Te hicimos una nota justo antes que se confirmara la lesión que impidió tu participación en Antofagasta. Luego volviste a las carreras en Placilla y una semana más tarde se produjo el accidente que te mantuvo internado por varias semanas. Muchas cosas en poco tiempo. ¿Cómo se produjo en accidente?
“Así es, todo pasó muy rápido después de mi lesión que me impidió correr en Antofagasta. Ya me encontraba en mi mejor estado, las ganas de subirme a la moto eran más fuertes y corrí en Placilla la segunda fecha sintiéndome bien, pero sin el alta médica y sin haber entrenado. En los días siguientes me inundaron las ganas de poder conseguir mis objetivos, y la ansiedad me ganó. Un día sábado después de unos días de lluvia, y buscando donde entrenar, me programé para ir junto con mi padre, mi hermano y unos amigos al conocido circuito llamado "la Finca" en Rapel. Me encontraba en mi última manga, el circuito se encontraba con mucho barro y en malas condiciones, pero no fueron escusa para no entrenar. Estaba practicando en la sección de whoops, cada vez los intentaba pasar mas rápido y en el último intento cometí un error, por lo que la rueda delantera se enterró en el barro y antes que yo saliera disparado de la moto me clavé el manubrio en el abdomen con mucha fuerza, justo abajo de la protección. Luego salté de la moto unos 15 metros golpeándome la parte baja de la espalda. Desde que caí el dolor que sentí fue a tal punto que no sabía si sería capaz de resistir hasta que llegara la ambulancia, la que tardó por lo menos 1 hora en arribar. Unos 20 minutos antes de que llegará empecé a sufrir de hipotermia, ya que estaba con hemorragia interna y perdiendo mucha sangre. Una vez llegada la ambulancia, el trayecto al hospital más cercano se me hizo infinito y mis signos vitales no eran buenos. Me estaba quedando dormido, era un sueño irresistible que estaba sintiendo y recuerdo que el paramédico no me paraba de hablar y de vez en cuando me daba palmadas en la cara. Llegando a la Clínica Fusat de Rancagua en estado de gravedad de inmediato me hicieron transfusión de sangre y un scanner, el que dio por resultado un riñón roto, una parte de la arteria del mismo rota, una fractura en el bazo y un hematoma gigante de sangre y orina”.

¿De ahí derivado a Santiago?

“Claro, me derivaron a la Clínica Alemana en donde me hicieron dos operaciones. Estuve 9 días en la UCI y un buen tiempo en pieza normal. Lo bueno es que tuve mucho tiempo para pensar y rescatar cosas positivas de lo que me sucedió. Claramente la ansiedad me comía, lograr todas las cosas que quería en tan corto período era imposible. Me di cuenta que las cosas vienen todas a su tiempo”.

Por varios días se pidieron dadores de sangre en tu cuenta de Facebook. ¿Cuánto tiempo pasó para que recuperaras los indicadores normales y cómo has ido viendo tu evolución en estas semanas?
“Si, se pidieron durante muchos días porque la cantidad de sangre que necesité fue bastante (sangre y plaquetas). La verdad es que mi evolución en la UCI fue muy lenta. Me demoré alrededor de dos semanas en estabilizar el hematocrito (glóbulos rojos). Gracias a la primera operación que me realizaron por la arteria femoral cauterizaron las fugas de sangre. Hoy voy evolucionando bien, mejor de lo esperado, lo que en buena medida se debe a mi condición física. Estoy esperando recuperar el % de funcionamiento de mi riñón, ya está disminuyendo el hematoma y de a poco estoy volviendo a caminar”. 

 

¿Cuál fue tu rutina habitual en la clínica?

“Los días en la UCI fueron difíciles precisamente por el dolor, la mayor parte del día y noche estaba con altas dosis de morfina. Despertaba a ratos. Al pasar la primera semana el kinesiólogo me comenzó a hacer ejercicios respiratorios y de movilidad, ya que increíble como se atrofia el cuerpo al estar tanto en la cama. Ya cuando estaba más estable y me cambiaron a una pieza normal la rutina con el kinesiólogo fue cada vez mas avanzada y eso me ayudó a no perder la movilidad y el peso corporal. Durante los últimos días en la clínica comencé a moverme un poco más y tuve el ánimo de ir a tocar el piano de la clínica, una de mis pasiones”.



¿Te sorprendió la cantidad de mensajes y muestras de apoyo que recibiste en las últimas semanas?

“Sin duda me sorprendió. Recibí el cariño y el apoyo de la gente, mi familia, mis amigos, a quienes los sentí mas cerca que nunca, y al mismo tiempo también recibí mensajes de apoyo de mucha gente que ni siquiera conozco y de la cual me siento tremendamente agradecido”.



¿Qué viene a continuación en el proceso de rehabilitación?
“Será un período largo, debo esperar para ver como evoluciona mi riñón, aún me quedan exámenes, pero todo marcha bien hasta ahora, ya que el riesgo de infección del hematoma era el principal miedo que teníamos y a esta altura son pocas las posibilidades que esto se produzca. Ahora también estoy retomando mi rutina deportiva con un deportólogo de la misma Clínica Alemana y además estoy asistiendo donde un psicólogo deportivo, ya que es importante tanto para el físico como la mente”.



¿Cuánto debería tomarte estar en un 100%?
“La verdad es que no se sabe con certeza, pero el especialista dice alrededor de 4 a 6 meses. Espero ir evolucionando bien y recuperar parte del riñón que es mi lucha ahora. Siendo casi nula las probabilidades de que volviera a funcionar, estaba la opción de sacarlo, sacar el bazo y drenar la sangre con orina que se había acumulado, pero gracias a Dios salió todo mucho mejor de lo esperado y no fue necesario intervenir, aunque el camino será más largo, ya que el cuerpo necesita reabsorver y regenerar todo”.



Ante la situación vivida, ¿cambiará tu futuro en el motociclismo o mantendrás vivos los sueños que tenías hasta ese accidente en La Finca?
“Antes de tomar cualquier decisión tengo que pensar en recuperarme, pero sin duda el deporte forma parte de mi vida y espero retomar cuando esté en condiciones”.

 

Finalmente, un mensaje y/o agradecimientos a todos quienes estimes pertinente.
“Primero que todo quiero agradecer a mi familia que reaccionó de la mejor forma durante el periodo mas difícil, a mi polola que estuvo presente conmigo en el accidente, amigos y personas que vivieron más de cerca esta etapa, a Chaleco López que me visitó en la clínica y entregó palabras claves para mi estado de ánimo, a Luis Morales, Felipe Podestá, Manuel y Mauricio Harrison, Joaquín Hasbun, Cristian Mozo, Cristian Bernales y Raimundo Espinoza, a quienes donaron sangre, amigos que no eran tan amigos, de los que sentí un apoyo increíble, personas que ni siquiera conocía y que estuvieron siempre pendiente de mi recuperación, a Kelly Andris que ha sido un entrenador, un guía y un amigo en los mejores momentos y también ahora, al igual que Ernesto Velasco, a XC Racing, un gran equipo que creyó en mi proyecto y que me ha brindado su apoyo de muchas maneras. También un agradecimiento para mis auspiciadores que estuvieron apoyándome como Nereidas producciones, XC Racing, Motoseat, Socksocks, Herbalife y BetaSnow”.

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com