smotos

Dakar -> 23/01/2017

IGNACIO CASALE FULL DAKAR: “A FUTURO PODRÍA CORRER EN UTV; MI SUEÑO ES GANAR EN AUTOS”

Tal como lo adelantamos hace unos días no hay primera sin segunda, y es así como iniciamos esta cuarta semana del año entregándoles la parte final de nuestra entrevista con Ignacio Casale, quien no solo analiza los pormenores que dejó su nuevo podio dakariano, sino que además formula interesantes conceptos sobre su futuro inmediato en la competición y las chances de pasar en un mediano plazo a otra categoría, sin dejar de lado su total optimismo con respecto al eventual regreso de Chile como sede del Dakar en 2018.

Tres podios en los últimos cinco años es el saldo dakariano de Ignacio Casale.

Por Ignacio Psijas

 

En lo estrictamente deportivo, ¿este fue el Dakar más extremo a nivel climático que has disputado?

“Mira, fueron tantas las advertencias que nos hicieron sobre las bajas temperaturas que pasaríamos en Bolivia que llevé ropa de abrigo como nunca. Me molestaron bastante por el traje que usé en esas etapas, pero en definitiva fue una buena decisión porque nunca pasé frío ni ninguna clase de problemas en esos días por el altiplano. Iba calentito y esa era la idea. En este Dakar busqué funcionabilidad y fue algo que logré plenamente”.

 

Ya que mencionas la palabra funcionabilidad, en la llegada al bivouac de Oruro, con plena lluvia y el lugar totalmente embarrado, fuiste uno de los pilotos que afrontó la situación en mejores condiciones gracias a tu camión de asistencia que les permitía trabajar 100% guarecidos del barro y el aguacero.

“Una de las decisiones importantes que tomé en este Dakar fue tener mi propio camión de asistencia, el cual permitía que mis mecánicos pudiesen trabajar arriba del mismo, por lo tanto nunca ví todas las dificultades climáticas que se fueron dando durante la carrera en los bivouac. Teníamos aire acondicionado, no nos mojábamos ni nos embarrábamos, trabajábamos secos, todos aspectos que hicieron que hasta los equipos oficiales nos envidiaran, pues era el único camión con estas características (dividido en dos pisos). Estoy seguro que a futuro nos copiarán la idea”.

 

Fue una gran decisión.

“Totalmente. Quedaremos registrados en los libros como la primera asistencia en la que se podía trabajar arriba (segundo piso)”.

 

Desde el punto de vista del piloto, ¿qué sensación les dejó este Dakar?

“Este Dakar cambió bastante en comparación a ediciones anteriores. Hay muchos pilotos disgustados porque llueve constantemente durante las etapas, porque no tenemos desierto y además se perdió la esencia que tenía antes. Boris Garafulic anunció que no seguirá corriendo el Dakar y en las cenas de bivouac que sostuve con diversos pilotos de Quads todos coincidieron en señalarme que no volverán el próximo año. Ojalá que cambien en la ruta para que esta carrera vuelva a ser un encanto, que Chile y la ASO logren negociar de manera inteligente para recuperar el Dakar en nuestro país y tengamos de nuevo la fiesta que se vivía antes. Era una cuestión fantástica que se echa mucho de menos”.

 

Dado que se sabía con mucha antelación que ni Chile ni Perú estarían como sede en el Dakar 2016, ¿crees que se pudieron tomar mejores decisiones con respecto a la ruta de este año?

“No, porque en Bolivia en esta época de verano sufre del invierno altiplánico con tormentas muy fuertes, lo cual nos volvió a complicar bastante en esta edición. De hecho nuevamente estuve cerca de unos rayos gigantescos (ya le había sucedido en 2015) cuando llegué a la altura de los 5.000 metros. El día que le cayó un rayo al eslovaco Ivan Jakes pensé que también me golpearía uno a mi. Me asusté mucho, paré unos minutos para refugiarme entre el Quad y el cerro, ya que caían muy cerca”.

 

Para un deportista tan importante como su talento es la parte mental, y en ese sentido fuiste capaz de reponerte a momentos muy adversos.

“Hasta hace un tiempo no le hacía mucho caso a los psicólogos. Esta vez me preparé de otra forma, dándole más importancia a la mente y dio resultados. La mente lo es todo en el deporte, y si la cabeza quiere el cuerpo quiere. Haber mejorado la parte psicológica arriba del Quad fue clave en mi segundo lugar final”.

 

Un segundo lugar que lo obtuviste tras una carrera de Quad bastante singular en su desarrollo.

“Si, las nuevas generaciones están llegando muy fuertes. Hay pilotos jóvenes que vienen una velocidad muy alta. Pudiste ver lo que le costó este año a Sonik (ganador 2015) que llegó quinto a cinco horas del ganador. Se viene difícil la competencia con el nivel de los pilotos emergentes, por lo tanto gente más veterana como es mi caso (29 años…) debemos utilizar toda nuestra experiencia para vencer a los cabros chicos nuevos y entrenar más en el Quad para agarrar aun mayor velocidad”.

 

Si bien lograste un puesto de podio, en general los sudamericanos no tuvieron una actuación tan destacada como otros años en los Quads. ¿A qué lo atribuyes?

“Fue una carrera más endurera y europea. Siento que las etapas eran muy trialeras y navegadas, no muy del estilo de los sudamericanos acostumbrados a caminos rápidos en el desierto a campo traviesa. Este Dakar fue trabado y más difícil para los latinos. Me debí amoldar a este tipo de manejo y al nuevo sistema de navegación. Tú viste que en la primera etapa de Asunción llegué más atrás. Recién en el séptimo u octavo día le tomé la mano a la navegación y pude encontrar el secretito que tenía el roadbook”.

 

¿Crees que fue un aporte el nuevo sistema con way points escondidos?

“En un principio dije que no, pero en realidad me parece que está bien, es más difícil, y ahora debes ocupar más la cabeza a la hora de rayar el roadbook”.

 

¿Quizás bajar un poco más el ritmo?

“No va por ahí el asunto. El rayado del roadbook es distinto, obviamente no voy a decir como es, pero le pillé la mano y eso se notó en los últimos días, en los cuales no me perdí y pude consolidar mi puesto en el podio”.

 

¿Eso implica más tiempo rayando el roadbook?

“Mucho más. Ahora me tomaba aproximadamente 3 horas rayar todo el roadbook”.

 

Ardua tarea que en tu caso se vio favorecida por el hecho de hacerla en tu propio camión de asistencia.

“Totalmente. Nadie me molestaba. Estar en el camión me ahorró una o dos horas de fotos y no desconectarme de la carrera. Si bien siempre he sido un piloto que me caracterizo por sacarme fotos y hablar con la gente, hay momentos en que debes estar solo y concentrarte, lo cual se me facilitó en el camión”.

 

Quizás desde afuera no se le toma demasiada importancia al tema del marcaje de la hoja de ruta, pero es una de los aspectos cruciales de cada etapa.

“Es clave. No se trata de pintar como en el colegio para dejar bonito el papel, sino que es una tarea muy importante y que cobró este año más relevancia con el nuevo sistema de navegación. En dos ocasiones durante la primera semana partí octavo u noveno, y me desesperaba porque me perdía en lugares muy simples, pero después me di cuenta que debía rayar con detalle el roadbook para llegar bien a los way points y no perderme”.

 

El fatídico día en que abandonó Pablo Quintanilla (Chilecito-San Juan) fue uno de los más duros con respecto a la navegación. ¿Cómo lo viviste en tu caso?

“Ese día me fue bien porque estuve rayando el roadbook hasta la 1:30 de la madrugada, siendo que me tenía que despertar a las 4 para largar la etapa. Dormí muy poco, pero valió la pena. Me perdí 10 minutos, pero perfectamente pudo ser 1 hora, así que el balance de esa especial fue muy positivo. Ese día rompió el motor Dutrie que iba en segundo lugar. Pienso que el próximo año aplicaré esta forma de marcar el roadbook desde el día 1, ya que tras agarrarle la mano se me hizo fácil”.

 

¿Esa etapa Chilecito-San Juan fue la más dura por lo larga, calurosa y técnica?

“Si, tal cual. Una vez más San Juan con su calor extremo. Creo que si el día anterior se hubiese llegado a disputar la etapa en las dunas de Belén la cantidad de abandonos habría sido mucho mayor. Por lo menos 50 retiros más”.

 

De hecho el índice de abandonos de esta edición fue bastante bajo producto de las dos etapas canceladas.

“Eran justamente las etapas más duras. Además de la especial en Belén, se suspendió la de Bolivia entre Oruro y La Paz. Esa etapa se veía dura. Creo que con el barro que cayó no habría llegado ningún piloto. Fue bien suspendida porque no estaban dadas las condiciones para correr. Para comer en el bivouac tuvimos que usar unas bolsas de basura en los pies, ya que de lo contrario no podías llegar. Sé que para el próximo año deberemos comprar unas botas de agua, pues hay que prepararse bien considerando que Bolivia seguramente continuará como sede de la carrera”.

 

Mucho se comentó en los medios de comunicación sobre la alta efervescencia que despertó el Dakar en Bolivia, pero a nivel deportivo ¿qué imagen les dejó considerando el mal clima que fue protagonista durante esos días?

“Eso lo tienen que ver los organizadores. En lo personal me gusta el país y también los caminos, pues me siento cómodo y sé que puedo marcar buenos tiempos en esos terrenos. Lo negativo es el clima que es muy duro. No son las condiciones ideales para correr. En la etapa suspendida ni siquiera los camiones habrían podido competir porque el caudal de los ríos creció mucho”.


Junto alastro boliviano "Chavo" Salvatierra

 

Retomando en el tema de la navegación, un piloto de motos fue atropellado por Peterhansel y Guldman la pasó mal con Despres. En ese sentido, ¿cuán riesgoso es el nuevo sistema de navegación considerando que es más factible que pilotos de distintas categorías se encuentren de frente en la ruta?

“Ese es todo un tema. Con los way points ocultos es habitual ver a pilotos girando en una dirección y a otras en sentido totalmente opuesto. En más de una ocasión me tocó encontrarme de frente con pilotos que iban a fondo, por lo tanto un choque entre dos vehículos que van a 100 km/h se transforma en una colisión de 200 km/h. Es peligroso, pero aun así creo que los WP ocultos son interesantes, debemos aprender, seguir mejorando y usar más la cabeza”.

 

El Dakar te ha llevado a vivir muchos momentos extremos. ¿Qué viene para ti en el resto de la temporada?

“No tengo nada definido. Ahora estoy de vacaciones hasta principios de marzo y pensaré bastante. Si vuelvo a correr en Quads lo haré seguramente para ir por la victoria en el Dakar, pero sin olvidarse que lo fundamental es llegar a la meta. Entre medio participaré en algunos eventos y correré en el Car Cross que se hará el 25 de febrero en Ritoque, enfrentándome a grandes pilotos como Chaleco López, los hermanos Israel, los hermanos Heller y Ramón Torres, entre otros. Los dejo a todos invitados porque va a estar muy entretenido. Será un show bonito con harto roce”.

 

Más allá del manto de duda que dejaste en el inicio de tu última respuesta, ¿seguirás en las competencias del rally raid?

“Si, claro. Siento que hoy estoy en el peak de mi carrera, superando incluso mi nivel de 2014 cuando gané el Dakar. No me puedo retirar de esta manera. Por lo menos del deporte no me voy a retirar. Estoy contento con lo que logré, después de dos años con malas experiencias siento que tengo más autoconfianza y que la vida me está sonriendo. Espero que me siga sonriendo por mucho tiempo más”.

 

¿Siempre en los Quads?

“Ahora se están abriendo nuevas categorías. Los UTV se vienen fuertes. Tengo que ver si Yamaha está interesado en participar ahí y apoyarme, ya que sería un desafío importante y entretenido. Quizás se sumen más pilotos como Chaleco y los Patronelli. Creo que todos los pilotos de Quads van a derivar en los UTV”.

 

¿Y cuál sería tu gran sueño a cumplir?

“Ganar el Dakar en Autos. Mohammed Abu-Isa que corrió Quads conmigo en Dakar anteriores llegó décimo con el Mini este año. Debutar con ese resultado demuestra lo bueno que podemos ser los pilotos de Quads en los Autos”.

 

¿Tienes fe que el Dakar vuelva a Chile?

“Por supuesto. Estoy confiado en que se realizará una buena negociación y que el gobierno apoyará su regreso. En Chile no se le ha tomado el peso al evento, una competencia mundialmente conocida. El Dakar es como la Fórmula 1 o un Mundial de Fútbol del motorsport, por lo tanto espero que se tome eso en cuenta para que volvamos a tener esta carrera en nuestro país”.

 

Por último te comentamos que en los últimos días publicamos en nuestro portal web de S Motos una estadística que te ubica como el chileno con más Dakar finalizados solo por detrás de Carlo de Gavardo y empatado en segundo lugar con Jaime Prohens.

“Así que estoy segundo junto a Jaime y a dos del record de Carlo. Tranquilo, vamos a superar la marca (risas). Vamos a llegar lejos. A los 12 me retiro”.

 

Entonces queda Casale para rato.

“Me retiraré y jubilaré a los 60 años (risas)”.

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com