Advertisement

smotos

Dakar -> 19/01/2017

IGNACIO CASALE: “HACE 3 MESES DEBATÍ ENTRE RETIRARME O SEGUIR CORRIENDO”

Llegar en el podio del Dakar es una satisfacción que solo unos elegidos conocen. Ignacio Casale Catraccia, con solo 29 años, ya posee tres touareg en sus vitrinas y tiene la moral a tope para seguir engrosando su lista de trofeos. El “Perro”, de regreso en Santiago tras su genial segundo puesto en la edición 2017 del Rally Raid más duro del mundo, se encuentra afónico producto de la infinidad de cambios climáticos que afrontó durante las pasadas semanas en Paraguay, Argentina y Bolivia, pero su estado de ánimo, más allá de este imponderable, irradia una alegría sin igual, lógica consecuencia de la obtención de un logro por el cual luchó duramente tras dos años marcados por frustraciones y accidentes que lo tuvieron al borde del retiro. En esta primera parte de la entrevista con S Motos, el chileno con más podios dakarianos nos comenta como superó los momentos más adversos de su trayectoria deportiva y los cambios que adoptó tomar para dar un giro en 180° que le permitieran reposicionar su status de piloto top a nivel mundial dentro de la categoría Quads.

Desde la partida en Paraguay Casale mostró una actitud positiva que a la larga se reflejaría durante gran parte de la carrera.

Por Ignacio Psijas, fotos: Claudio Morales

 

Ignacio, ¿cuál es tu evaluación tras llegar finalmente a casa y analizar con más calma todo lo que viviste en el Dakar?

“Creo que hice mi mejor Dakar, incluso superior al que gané en 2014, porque corrí con más cabeza, más maduro y sin desgastarme tanto. Siento que controlé mi mente en los momentos más complicados, y eso me llena de orgullo, pues me di cuenta que puedo hacer una carrera inteligente, no tan loca y sin exponerme a lesiones como sucedió en las dos ediciones anteriores. Hasta hace un tiempo estaba muy preocupado a causa de los continuos accidentes que sufrí en 2015 y 2016, pero por suerte psicológicamente logré superar esos problemas y salir adelante cambiando mi forma de correr, lo que ahora me da la tranquilidad de prolongar mi carrera deportiva”.

 

¿Cómo se valora este podio, el tercero de tu trayectoria dakariana, considerando las múltiples variaciones climáticas y de altura que debieron tolerar durante las dos semanas de carrera?

“Fue un rally duro. En Paraguay el calor era infernal. Por suerte solo corrimos una etapa cortita de 39 kilómetros, ya que de haber disputado una especial larga de 300 o 400 creo que habríamos lamentado muchos abandonos. Luego llegamos a Argentina, también con mucho calor, y tras etapas en Tucumán y Jujuy nos fuimos a Bolivia, donde empezó el frío. Cada vez que estábamos en zonas calurosas pedíamos por el frío y viceversa. Fue una carrera sumamente difícil desde lo climático, pero estoy muy contento por como logré plantear mi estrategia y conseguir el segundo lugar”.

 

 

En esta ocasión llegaste al Dakar de una forma distinta a años previos a raíz del accidente que sufriste en el mes de septiembre. ¿Cuánto te marcó ese momento?

“Si, tuve un accidente muy fuerte el 15 de septiembre, lo que casi me cuesta el retiro. Eso provocó que no llegara al Dakar con las horas de moto que quería, pero al mismo tiempo me hizo tomar la decisión de cambiar y correr de forma más inteligente y con más cabeza para derrotar a mis rivales. Era la única opción que tenía de estar entre los tres primeros en el Dakar. Si me tiraba a correr como en años anteriores, a fondo, ni mi físico, ni mi cabeza ni la moto habrían aguantado. Al final la estrategia dio resultados y creo que la seguiré utilizando en próximas carreras”.

 

Recuerdo la conferencia de prensa que diste en los días previos al viaje a Asunción y justamente hacías hincapié en que plantearías la carrera de una forma más inteligente, un punto de vista que muchas veces escuchamos por parte de los pilotos, pero que en este caso tuviste la capacidad de plasmarlo al pie de la letra en la carrera, cuando realmente cuenta.

“Muchas veces lo dije en el pasado, pero en muy pocas ocasiones lo pude llevar a la práctica. En esta oportunidad fue distinto, lo apliqué y la verdad es que no me costó tanto. Me salió natural, ojalá se siga repitiendo, sin poner en riesgo mi vida y disfrutando más de la carrera”.

 

En Paraguay tu papá Francisco me comentó que habían tenido varios debates justamente producto de la forma de plantear las carreras. Él me señalaba que siendo cerebral y con un ritmo menos veloz te bastaba para conseguir muy buenos resultados.

“Acabo de cumplir mi octavo Dakar y es preferible madurar tarde que nunca (risas). Estoy contento de haber logrado este cambio. Mi objetivo fue no romper la moto y dejar que los demás hicieran el gasto. Me resultó, salvo con el ruso (Sergey Karyakin). El momento clave fue cuando suspendieron la etapa de Belén, en la que tenía presupuestado atacar y descontarle la ventaja que tenía a su favor. Las carreras son así y no vale la pena lamentarse. Esperemos que el próximo año tengamos un poco más de suerte”.

 

En esa suspendida etapa de Belén te habría tocado abrir ruta. ¿Aun así te veías con opciones de ir a la caza del ruso?

“Si, estaba muy confiado de hacer una buena etapa. Al nivel en que se estaba dando la carrera, mi idea era acechar al ruso esperando que le fallara la moto. Nunca me desesperé, incluso cuando estaba cuarto en la general. Mantuve mi estrategia, quería descontar terreno en la segunda semana, pero el corte en las especiales me quitó las alas para pillar a Karyakin”.

 

A partir de ese momento, ¿cuál fue el objetivo?

“Ahí me di cuenta que debería asegurar el segundo lugar. De todos modos estoy tranquilo con mi actuación y con el resultado. Ahora el objetivo es llegar al Dakar 2018 ojalá libre de accidentes, con más horas de moto, siendo más rápido, pero ocupando la misma estrategia y la misma cabeza. No quiero volverme loco ni salir a matar, porque estoy cansado de los accidentes y de las clínicas. Este año tenía que llegar si o si, y por suerte lo conseguí”.

 

Hasta 2014 habías completado todos los Rally Dakar en que participaste.

“Si, las cosas cambiaron en 2015 y 2016. Fueron años muy difíciles. Estuve muy cerca de retirarme, me sentía frustrado. En 2015 sufrí una rotura de motor, mientras que el año pasado tuve un accidente muy fuerte en Bolivia. Tuve que ser evacuado en helicóptero. Fue duro estar postrado en la cama, fracturado, sin hacer nada, al mismo tiempo en que tus amigos disfrutaban de sus vacaciones. Pasé un verano lamentable, es una situación que no quiero repetir nunca más y justamente fue eso lo que me llevó a cambiar tanto en este Dakar. Tras el accidente de septiembre pasado me dije te retiras, bajas un cambio y haces una vida normal o sigues en las carreras pero siendo otro. En definitiva elegí la segunda opción, volver, pero de forma distinta, por mi bien y el de mi familia para así llegar a la meta y lograr resultados de podio”.

 

Y ahora vas por más.

“Claro, pero este es un proceso. En 2017 el objetivo fue llegar entre los tres primeros y seguramente el próximo año la idea sea ir a ganar. Si en este último Dakar llegaba a sufrir un abandono, eso sí que habría significado mi retiro definitivo. Ahora en cambio veo el futuro motivado, y si bien solo en marzo daré a conocer mi plan de carreras, mi idea es disputar muchos Dakar más y seguir siendo competitivo”.

La sección de comentarios es abierta, las opiniones publicadas son de responsabilidad de quien las emite. Smotos.cl no se responsabiliza de ellas.
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com