Advertisement

smotos

Inicio > Editoriales Páginas (4):   «   1234   »
Lunes 12 de Diciembre de 2016

UN SECRETO DE CAMARÍN...

Aprendieron de niños que el tonto más grande de la cuadra no era, necesariamente, el que iba a ganar en las pichangas o en las bolitas, salvo intimidación de por medio.
Supieron desde cabros que un ruso, un argelino, un inglés, español o brasileño, no los iban a pasar a llevar por más físico que tuvieran. Aunque, claro, debían trabajar más que el resto para que la diferencia de peso, pantorrilla, bíceps y estatura no se notaran al momento de ir detrás de una pelotita.
El mundo de los futbolistas, en este sentido, no tiene por qué diferir del intelectual.
¿Cuántos ingenieros, médicos, periodistas, astrónomos, poetas chilenos se han parado frente a frente con mentes brillantes foráneas y han sabido decir lo suyo?.
Una cuestión de integración y roce más que nada.
En mis tiempos de futbolista (década de los ’70 y principios de los ’80) con suerte había un Campeonato Sudamericano cada dos años. Con fortuna salías del país o te visitaba algún rival de los buenos…tampoco de los malos. No tenías con quién medirte, para saber dónde estabas.
La generación BICAMPEONA de América (que nos hizo estallar en plena premiación del Desafío del Desierto en Iquique), con chicos quizás más pobres, humildes y con escasa educación, tuvieron, en cambio, más puertas para abrir.
Ya en Canadá 2007 -Sulantay mediante-  Alexis, Gary y Arturo, entre otros, comprobaban por sí mismos que sus contendores no eran de otro planeta, perfectamente ganables. Que el 1-0 por el bronce ante Austria era lógico y que, frente a escuadras más pesadas como Argentina, no había que arrugar.
Conocimiento empírico, aprendizaje en cancha.
Los grandes triunfos se basan, casi siempre, en miles de repeticiones, en cientos de experiencias (tal como nos comentaba siempre Carlo de Gavardo), y varios fracasos antes de subir a lo más alto.
Ventaja que tenían antes los europeos y naciones desarrolladas: Competir decenas de veces  en el año, por lo que una mala actuación no significaba una frustración, un fracaso.
Si no nos fue bien en una Eurocopa, ya vendrá el torneo de liga, la Champions, qué se yo.
Los chilenos han salido al mundo, juegan en equipos soñados, y son capaces de triunfar ¡hasta dos veces! ante Argentina.
Todos los deportes debieran seguir esa misma línea.
Gracias a LA ROJA de Chile entero.

Lunes 12 de Diciembre de 2016

“DIGITALIZAR” ES EL VERBO

En medio del tráfago de competencias en el motociclismo chileno (no bajamos de las 4 carreras por cada fin de semana) a nosotros también nos ha atacado la fiebre –más bien se ha redoblado- por informar o escribir de ellas en las más diversas plataformas comunicacionales.
Ya no bastan la revista papel ni el portal web (superando las 100 mil visitas mensuales gracias a la feligresía “S”), pues han llegado para quedarse, al menos por un tiempo, Facebook, twitter, youtube e Instagram,sin olvidarnos de lo simpático que es aquello de enviar e-mailing masivos a una base de miles de correos electrónicos.
Pero una cosa es el presente-futuro y otra ese “pasado” que no hay que borrar jamás y, muy por el contrario, sí conservar en la memoria histórica, donde se registran triunfos y caídas, las épocas pioneras, los esfuerzos por llegar a lo más alto, por desarrollar a través de años, lustros, décadas, el deporte que elegimos.
Las motos han corrido, han marcado huella, por más de 28 años en las páginas de Sprint primero, SDeportes después y de Smotos ahora…
Por lo mismo es que hemos diseñado estrategias para que no se borren en las tormentas de arena, no se hundan en el barro invernal, no se fragmenten ante la doble ola.
Todos los meses, desde el nacimiento de este medio especializado, se han depositado sus ejemplares en la Biblioteca Nacional; regalamos una colección completa a la Biblioteca del Comité Olímpico; guardamos otras 3 colecciones completas en nuestras oficinas y, hoy, en la hora de la tecnología avanzada, pasamos a la digitalización de la Revista, con sus 282 números, un reto no menor.
Digitalizar : “Acción de convertir en digital información analógica”
En simple para nuestro caso: Almacenar las hojas papel para que se puedan ver en pantallas y se respalden tal y como salieron impresas en su momento.
Mientras muchos ya lo hicieron o lo hacen, nosotros –muy tranquilos- iniciamos el proceso now, trasladándolo al portal web www.smotos.cl, en donde todo lector puede ver desde la penúltima edición hacia atrás (el número circulante está a disposición solo de los suscriptores).
Si alguien siente nostalgia por textos o fotos del N° 36, del 148 o del 202,  por ejemplo, basta con que lo solicite.
Un avance sin duda para la revista deportiva más longeva del periodismo nacional en su historia, superada en años solamente por la gran Revista Estadio (guardando las proporciones).

Martes 10 de Mayo de 2016

LLUVIAS MIL

El agua es un temazo en el mundo de las motos, fundamentalmente para enduristas y crossistas.
Hablar de lluvias, de un frente de mal tiempo, es para poner la angustia como titular principal de un diario, es remover todos los fantasmas del pasado o recordar para qué vinimos a este mundo.
Bueno, una exageración.
Con años secos en Chile nos hemos acostumbrado más al polvo que al barro, tanto así que las “nubes de Chernobyl” -como llamamos a esos hongos gigantes que se levantan en algunos cerros- son hasta amigables en comparación con un grip pasado de agua, aunque sea bastante menos peligroso. Con polvo puedes chocar contra cualquier objeto que no veas; con lluvia más bien te resbalas y te caes para el lado.
Y si no se suspenden jamás las carreras por el polvo…¿Por qué sí con precipitaciones?
Hay respuestas lógicas : Los campos se rompen más con los surcos que va dejando el paso del agua; hace más frío; las condiciones no son las mismas para estar debajo de una carpa; cuesta más dominar la moto y el público no llega simplemente.
¡Cuántas carreras empapados se nos vienen a la mente!, ateridos de frío como diría la Mistral.
Suspensiones decretadas en la misma pista, camiones y camionetas atascados en el barro, pilotos pataleando como patos.
Las con polvo, mejor olvidar con la garganta aún reseca.
Lo ideal es que las pruebas de motos –ya se hagan en un circuito cerrado como en el MX o en fundos abiertos como en el enduro o el hare scramble- siempre se disputaran para no truncar el campeonato, restarle continuidad, para no usar esa “fecha de reserva” que está al aguaite en las postrimerías del año.
Pero dependerá, fundamentalmente del criterio y del dueño del terreno, algo no menor. Dependerá si está anegada o la pelotita –como en el fútbol- aún da botes. Nosotros, en SMotos, estamos siempre dispuestos con trajes de agua para captar imágenes imborrables o barrosas mejor dicho.
La velocidad tiene sus zapatitos para la lluvia, mientras que el rally se disputa normalmente en zonas áridas, de la IV Región hacia el Norte. Se salvan, por cierto.
Este año San Isidro comenzó a regar, afortunadamente, en abril (“abril lluvias mil”). Así que a convivir con esos pronósticos metereológicos que nos mandarán a comprar una moto con remos o anular fechas justo cuando aparece el sol.

 

Martes 05 de Abril de 2016

 

LA “RESURRECCIÓN” DE LOS CLUBES

¿Quiénes son los llamados a organizar carreras de motos?.
Lo primero que salta son los clubes, luego la Federación, productores, grupos de pilotos independientes, teams, revistas como la nuestra o mecenas del deporte.
La verdad es que deberían ser en lo oficial (campeonatos establecidos) y en lo “pichanguero”, principalmente, los clubes. Hablamos de enduro, cross, velocidad, rally.
Y ¿qué es un club?... Una sociedad creada por un grupo de personas que comparten ciertos intereses y que desarrollan conjuntamente actividades culturales, recreativas o deportivas. Los miembros de un club se asocian libremente con la intención de enriquecer su vida social (Definición.de)
Vaya qué lógico, pero son esas sociedades que sin fines de lucro –salvo para el accionar propio de la entidad- deben promover el desarrollo de la disciplina que le es propia.
La Federación NO debe meterse en cuestiones de clubes o asociaciones (agrupación de clubes), si es que las hay.
Los productores (que realizan la actividad como forma de ingreso) , por su parte, deberían ser llamados –en lo ideal- por esos clubes para complementar aspectos de la organización, buscar sponsors y ver todo lo relativo a infraestructura para satisfacción del público y de los pilotos mismos.
¿Grupos independientes, teams, revistas o mecenas?...hacerlas cuando quieran y puedan,  sin afectar las fechas oficiales, como también buscando alero, patrocinio, en una institución competente, cumpliendo con todas las normas que también les son exigidas a los organizadores frecuentes.
Siguiendo los capítulos sobre los Inmortales (Carlo de Gavardo y Ricky Godoy) nos encontramos con la fortaleza que tuvo toda una época el CNE y el nacimiento en 1992 del APE.
Ambos clubes fueron dinamita, al igual que los de San Felipe, Rancagua, Concepción, del Limarí, hasta llegar a un Derrapando que formó parte de la trilogía de organizadores del Nacional de Enduro.
La mayor parte de esos clubes ya no funcionan o caminan de la mano de un productor, sin las motivaciones y objetivos sociales de antaño, con dirigentes jugados, que si tenían que marcar gratis lo hacían, llevando un cooler con la cerveza y el sandwich.
Nuestras felicitaciones, entonces, a los clubes que sí marchan y dan vida a los regionales o zonales de Punta Arenas, la Araucanía, Zonal Centro de Enduro,  Zonal Norte de Enduro, CEO de la VI Región, MX Norte Grande, más alguno que se nos escape.

Ya que estuvimos en Semana Santa, la palabra “RESURRECCIÓN” podría hacerse carne.

Martes 05 de Abril de 2016

DE EJEMPLO NACIONAL…


A “PARIA” DE LAS MOTOS

 

Años atrás recibíamos, muy frecuentemente, comentarios de otras disciplinas deportivas, y del mismo motociclismo, elogiando el trabajo que habían desarrollado los clubes con el enduro chileno. “Un ejemplo para todos nosotros”, “¡qué bien lo hacen!”, oíamos.
Alejado de la Federación y basado en dos clubes fuertes, el CNE y APE, el universo todo terreno sentó las bases para un campeonato sólido, irreprochable, competitivo, glamoroso incluso, que llegó a tener 420 pilotos en un par de fechas con cifras impensadas.
Se partió allá lejos (desde los ‘80) con un enduro cross country para derivarlo a uno FIM, el que se practicaba a nivel internacional y en los Six Days,  los que comenzamos a frecuentar desde 1994.
“Pongámonos a la altura”, se dijo y la nueva modalidad gustó, sobre todo por la seguridad que daba a los pilotos y por las “especiales”  que el público podía ver y hasta cronometrar por su cuenta. Sin dejar de lado esas “extremas” que, cuando se realizaban, convocaban gran cantidad de público. Calles ordenadas, reabastecimiento controlado, y publicidad que se apoderaba de los espacios.
No daremos nombres, porque no se trata de culpar a nadie cuando todos somos responsables de tocar fondo en noviembre del 2015 con el fallido Nacional de Súper Enduro (después de un Nacional FIM que terminó con 70 pilotos en Chicureo) y ahora, hace poco, con la suspensión de la 1ª fecha -¡nada menos que el debut!- de un nuevo Nacional que “reencantaría” a corredores y teams.
Hubo razones en su momento para afiliarse a la Federación (la que vela por el desarrollo de nuestro deporte y la que nos representa internacionalmente) y se hizo, con anuencia de muchos, reticencia de no pocos.
Pero así se sacó adelante un ISDE o Six Days en La Serena 2007, para un lustro después (2012) iniciar una seguidilla de 3 fechas mundialistas del EWC en Talca, VII Región. Nada mal para un pueblo latinoamericano al Sur de Estados Unidos, como dice la canción de Los Prisioneros.
Pero, en el intertanto, entre medio, se fueron socavando las principales raíces que sostenían el enduro local, aunque florecieran figuras como nunca antes había ocurrido, con generaciones “doradas de pilotos”.
-Desaparecieron los clubes APE y Derrapando (que se sumó al baile en su momento).
- Se aplicó una reglamentación draconiana, llena de normas y restricciones, que alejaron a la masa del objetivo principal de practicar deporte y entretenerse.
- Nació una CONAEN (conjunto de clubes) que nunca aplicó realmente.
- Se implementó un Campeonato “internacional” en todas las categorías sin contar siquiera con un Plan Maestro, un objetivo que lo justificara, copiando modelos foráneos que también fallan. Se privilegió el trabajo de los súperexpertos sin tener ni un boleto de micro para enviarlos a competir al extranjero.
- Durante dos años el cronometraje maravilloso ofrecido, y que costó mucha plata, fue de tumbo en tumbo, provocando efectos indeseables.
- Hubo soberbia para dar un giro cuando se pudo; ceguera para entender las señales; silencios y amurramientos ante las críticas; tozudez ante lo obvio.
De ejemplo nacional, nuestro gran campeonato (que no sabemos si se podrá recoger con pala, aunque partirá el 24 de abril) pasó a ser un “Paria”, cuyo significado en la India es “Persona que pertenece a la clase social inferior” o, en Portugal, “sujeto que no disfruta de los mismos beneficios o derechos que otros”.
Son otros los campeonatos que ahora pertenecen a la “clase social superior”, porque simplemente se lo han ganado.

Martes 05 de Abril de 2016

CUANDO HABÍA RECESO…

 

Como llevamos tantos años en esto, es fácil recordar cuando, hace unos 9 años, las competencias motorizadas terminaban a fines de octubre –o primera semana de noviembre- para detenerse hasta fines de marzo. Vale decir, casi ¡5 meses de paralización!.
Ya me dirán que el motocross tuvo sus fechas veraniegas, con el propósito de calzarlas con el público playero o lacustre, como también con las “insospechadas” necesidades publicitarias de las empresas que, a la larga, nunca eran tales. Golondrinas pasajeras.
¿Cómo se movía, entonces, el mercado del enduro y del MX?...venta y compra de motos, surtir a los paseadores estivales, reparar lo dañado en entrenamientos (eternos) y armar equipos con lo recaudado durante el período competitivo.
Las empresas grandes: Dedicarse más bien a las motos de calle, los ATV’s que comenzaban a ser alternativa, repuestos que siempre salvan.
El Dakar lo veíamos de lejos, hasta que a alguien se le ocurrió la brillante idea de traerlo a Sudamérica y, específicamente, a Chile (al país de Carlo de Gavardo) y a Argentina.
La arena, las dunas, eran oro para los europeos.
Tal como lo fueron para nosotros en 1995 cuando, a través de la Copa Internacional de Enduro “S” Deportes sacudimos Pichidangui, luego Los Molles, Mantagua (en dos ocasiones), Morrillos y Pichilemu (2 veces), trayendo a los mejores areneros de la época.
Debimos decir “c’est fini” a la gran Copa, pero el rumbo quedó trazado, tal como les quedaría marcado a nuestros súperexpertos en muchos Six Days posteriores, incluyendo el del 2007 en La Serena.
Pero hace 8 años volvimos a la carga con la Copa ESEmar y no hemos parado, como tampoco otros productores que han realizado exitosos eventos como el Grand Prix de Putú (Chaleco López) y el Súper Hare Scramble de Pelluhue (Pancho Fernández).
¡Se podía correr en verano!, las vacaciones no son un obstáculo cuando se quiere, cuando se tiene la pasión. Y así se ha demostrado en las carreras ya señaladas como en el 3Arenas, hoy convertido en el NACIONAL Chile/Arenas, que ya ha subido al escenario a 1.000 pilotos repartidos en Caldera, Pelluhue, Ritoque, Mantagua y Fundo Las Palmas.
La arena es un boom, también con las quads y con las UTV’s, y las empresas del sector lo habrán notado.
Ya no tienen que esperar 5 meses para que se agilice el mercado.
Si entre todos lo movemos, éxito asegurado.

Como llevamos tantos años en esto, es fácil recordar cuando, hace unos 9 años, las competencias motorizadas terminaban a fines de octubre –o primera semana de noviembre- para detenerse hasta fines de marzo. Vale decir, casi ¡5 meses de paralización!.
Ya me dirán que el motocross tuvo sus fechas veraniegas, con el propósito de calzarlas con el público playero o lacustre, como también con las “insospechadas” necesidades publicitarias de las empresas que, a la larga, nunca eran tales. Golondrinas pasajeras.
¿Cómo se movía, entonces, el mercado del enduro y del MX?...venta y compra de motos, surtir a los paseadores estivales, reparar lo dañado en entrenamientos (eternos) y armar equipos con lo recaudado durante el período competitivo.
Las empresas grandes: Dedicarse más bien a las motos de calle, los ATV’s que comenzaban a ser alternativa, repuestos que siempre salvan.
El Dakar lo veíamos de lejos, hasta que a alguien se le ocurrió la brillante idea de traerlo a Sudamérica y, específicamente, a Chile (al país de Carlo de Gavardo) y a Argentina.
La arena, las dunas, eran oro para los europeos.
Tal como lo fueron para nosotros en 1995 cuando, a través de la Copa Internacional de Enduro “S” Deportes sacudimos Pichidangui, luego Los Molles, Mantagua (en dos ocasiones), Morrillos y Pichilemu (2 veces), trayendo a los mejores areneros de la época.
Debimos decir “c’est fini” a la gran Copa, pero el rumbo quedó trazado, tal como les quedaría marcado a nuestros súperexpertos en muchos Six Days posteriores, incluyendo el del 2007 en La Serena.
Pero hace 8 años volvimos a la carga con la Copa ESEmar y no hemos parado, como tampoco otros productores que han realizado exitosos eventos como el Grand Prix de Putú (Chaleco López) y el Súper Hare Scramble de Pelluhue (Pancho Fernández).
¡Se podía correr en verano!, las vacaciones no son un obstáculo cuando se quiere, cuando se tiene la pasión. Y así se ha demostrado en las carreras ya señaladas como en el 3Arenas, hoy convertido en el NACIONAL Chile/Arenas, que ya ha subido al escenario a 1.000 pilotos repartidos en Caldera, Pelluhue, Ritoque, Mantagua y Fundo Las Palmas.
La arena es un boom, también con las quads y con las UTV’s, y las empresas del sector lo habrán notado.
Ya no tienen que esperar 5 meses para que se agilice el mercado.
Si entre todos lo movemos, éxito asegurado.
Martes 05 de Enero de 2016

LOS PREMIOS

¡Qué carga para todos este tema de los premios!, de decirle a alguien “qué bueno eres compadre en esto que disfrutas o por lo que te pagan”.
Acá en Chile, como no tenemos nada similar al Nobel, ni en la galaxia más cercana de la Fuerza, acostumbramos a llenar páginas y a aplaudirnos a nosotros mismos en épocas cercanas a la Pascua con premiaciones hasta íntimas, familiares incluso.
“Si el Viejo no se acuerda de ti, para eso estamos nosotros”:   Los Círculo de Periodistas Deportivos, los Comité Olímpico,  los Diarios con sus recuentos de fin de año, los Copihue de Oro y su alfombra roja…
Unos son elegidos por el público mediante votación popular (vía telefónica para ganancia de las compañías, como también por cupones que –muchas veces- son recolectados por las jefas del fan club). Otros, son catapultados al paraíso por dirigentes, empresarios, comentaristas, periodistas, con excelente ojo para captar la esencia del ganador, algunos de los cuales se aseguran de por vida (los premios nacionales que se debaten año tras año por el jugoso estímulo) y, la mayoría, que con cueva sale su foto en la prensa.
Los premios , ¡entiéndanlo todos!, destruyen.
Son los compañeritos imaginarios de la vanidad, del ego; son los motivos de pelea entre colegas; refulgentes racistas (“¡mira niña, el indio rasca que se lo ganó!”); odiosidades de género (“la única manera que se lo ganara era coqueteándole al jurado”); destructor de hogares y paraísos.
Los premios, mirados objetivamente y a distancia, son la lacra del Siglo XXI y si no lo cree que lo digan Jorge Luis Borges –que no recibió su nobel- o la fanaticada de Nicanor Parra, que lo busca con desesperación antes que el maestro pare las chalupas junto a sus “artefactos”.
Se lo han dado a gallos de inferior pluma, sin duda.
Como también a arquitectos que no han levantado ni una choza, a médicos que no son capaces de detectar un cálculo renal, a periodistas que son guapos en la pura tele; a futbolistas que son transferidos en  millones para después no marcarle ni al arco iris; a comediantes que no han sacado ni una sonrisa…ustedes me entienden.
Pero hay que hacerlo una vez al año y es de mal gusto eso de declararlo “vacante”, porque muchos esperan mostrárselo a sus padres –con justa y emotiva razón-, cachetonearse no más, lucirlo en su escritorio o que, por fin, le muestren respeto, como a don Vito Corleone.
La maldición de los premios, para quienes los dan (porque siempre la cagan) y para quienes los reciben (porque siempre hay uno que lo merecía más).

Martes 05 de Enero de 2016

Sólo le  Pido al Pascuero

Que el Futuro no me sea Indiferente

León Gieco, el cantautor argentino, le pide a Dios “que el futuro no me sea indiferente”.
Porque ciertamente no es bueno ni para ti ni para nadie olvidar lo que pasa alrededor , dejar de pensar en la lucha diaria que hay que librar por un mundo más justo y humanizado.
Los ataques terroristas en París no son mera casualidad, tampoco los aviones derribados, la violencia política, el maltrato a las mujeres, niños, ancianos. Los choques en las fronteras, la colusión de las empresas ni las mafias en el fútbol.
No podemos, no debemos, ser asépticos, indiferentes.
Por eso el hombre es hombre y debe cumplir la tarea que le corresponde.
Ya sabemos, entonces, lo que por nuestra parte pediremos al Viejo Pascuero, San Nicolás, Papá Noel, de regalo navideño.
Pero en un plano tan particular como el deporte y, más específicamente en el motociclismo, también caben alguna “pedidas” en esa hoja blanca, larga, que es llenada para enviarla al Polo Norte.
¿De qué hablamos Viejito?
En un plano macro, que cada vez las motos ocupen más avenidas, calles, rutas, autopistas  (a fin de alivianar la carga que significa el vehículo 4 ruedas) y pistas deportivas en el planeta.
También, que cada vez existan más motoristas conscientes del uso correcto y seguro de su máquina, pensando que tiene motor y que no es liviana como una bicicleta.
Que nuestros Gobiernos actúen de manera sensata para promover este medio de movilización con tantas ventajas a la vista, pero que tiene su riesgo lógico al no contar con un chasís protector.
Pero no nos pongamos tan lateros y pidamos a Santa Claus (¡qué manera de tener nombres el caballero!) regalitos al hueso para nuestro entretenido y apasionante deporte:
FEDERACIÓN
Que cumpla su papel, no más…Promover el desarrollo del motociclismo a nivel nacional y cautelar nuestra representación internacional.
RALLY
Por estar más cerquita, que el Dakar retorne a Chile en el 2017 (lo echaremos de menos, especialmente, la gente del Norte Grande) y que en este 2016 –Argentina/Bolivia-  les vaya estupendo a nuestros pocos representantes, encabezados por esos verdaderos símbolos que son el “Perro” Casale y Pablo “Quinta a Fondo” Quintanilla.
Y Viejito : ¿Irá con el trineo y los renos al Desafío del Desierto?
ENDURO
Que tengamos un buen Nacional FIM, que sirva de ejemplo y de espejo para  los demás campeonatos todo terreno, como lo fue antes.
Y si ya no organizaremos una fecha del Mundial EWC, al menos que se forme un equipo competitivo para el Six Days de Navarra, España.

HARE SCRAMBLE
Desearle al Pancho Fernández y a su equipo que siga con el crecimiento exhibido hasta ahora y que lo tiene programando 3 torneos masivos para la temporada que viene. Él sabrá en qué progresar y qué mejorar.
ZONALES DE ENDURO
Ídem a lo anterior. Zonales como el del Centro, de la Araucanía y Magallanes, han tomado cada vez más vuelo, convocando a clubes, marcas y a cientos de pilotos en cada una de sus fechas.
CROSS
Al MX también le deseamos lo mejor, of course. Una disciplina con tanta adrenalina y pasión no puede ser menos que sus prima-hermanas. Después de un año “estabilizador” gracias a la gestión de Benoit Thionville, vienen desafíos mayores para sus regionales y para el Nacional mayor.
En el plano internacional Viejito, ¿cumpliremos alguna vez con tener representación en el Cross de las Naciones?...en el pedir no hay engaño.
VELOCIDAD
Chuata, chuata…Primero que nada, que se mantenga  Codegua como escenario del Nacional y que el calendario de fechas se cumpla.
Que el cabro Scheib, don Maxi, siga creciendo en Europa, México, Argentina o en las pistas que lo pongan, porque harta clase tiene.
Ah! Papá Noel, muchas gracias por las chicas súperpoderosas que nos pusiste de regalo en las pistas. Son harto buenamozas y, más encima, buenas-buenas para la moto como la Isis Carreño, con nombre de Diosa.
TRIAL
Al único que vemos jugando con esas motitos es al Pato Arribas, así que dale hartos amiguitos para que puedan armar una buena competencia.
TRES ARENAS
Chile es país arenero por excelencia, así que regálanos Viejo mañoso un buen campeonato 3Arenas  para el verano, compartiendo diversión con Copiapó, Pelluhue y Putú.

Ya don Santa, no te pido que me dís, sino que me pongai ‘onde hay.

Martes 05 de Enero de 2016

¿QUÉ OBJETIVO TIENES CON TU NIÑO?

El mundial de Fútbol Sub 17 disputado en Chile nos ha dejado más de alguna enseñanza, pero fundamentalmente nos ha demostrado, a los chilenos, lo fácil que puede ser moldear a los jovencitos –con mayor razón a infantiles- si existe un buen trabajo técnico-físico detrás de ellos y buena materia prima entre los mismos deportistas.
De un último lugar en el Sudamericano, con la auto-estima deteriorada, los dirigidos por el “Chueco” Ponce pasaron a ser protagonistas del torneo, clasificar a segunda ronda, mostrar un estilo de juego definido y hasta ser goleados con dignidad. Ni los mejores ni los más malos, pero con deseos de superarse.
Y esto nos trae al recuerdo, la gran cantidad de chicos atletas, futbolistas, motoristas, que se han “perdido” por el camino, o más bien dicho, no consumaron con éxito lo mucho que se esperaba de ellos.
Aquí, por cierto, tiene demasiado que ver la mano del arquero de Khalil Gibran, vale decir, el padre que arroja la flecha (que es el hijo) hacia un destino, desviándose o apuntando al blanco.
Hay papás que han invertido fortunas en las motos, en sus hijos. Plata bien o mal gastada dependiendo si los resultados han ido de la mano con el objetivo de origen.
Ejemplo, yo puedo querer que mi niño (niña, para no ser Presidente del Club de Tobi) resalte en competencias nacionales por el prestigio que ello acarrea en su colegio, en su círculo social. Puedo pretender que sea profesional, que viva a futuro del deporte que eligió. O, más humildemente, ofrecerle un juego, una entretención, para que en lugar del carrete piense en la carrera del domingo y en una disciplina de vida.
Ahora, los fines también pueden dar un giro en el camino. Porque, si el cabro salió más bueno que Carloco o que Chaleco, tal vez sean distintos los estímulos y la meta.
Lo claro es que tanto padre como hijo deben ir por la misma huella, a fin que no existan recriminaciones de ninguna de las partes, sin olvidar eso sí que el adulto es quien pone las reglas, las decisiones importantes, el zapatazo justo (cariñoso) si el pilotazo no se quiere levantar, y es quien da las herramientas para que el mozalbete haga todo por sí mismo, sin necesidad de un papá-esclavo al lado. Habrá avances, retrocesos, pasos lentos, pasos cortos, lesiones, falta de recursos (pecado mortal en el tema motociclístico), pero todo consensuado y explicado…con la felicidad de hacer lo que más les gusta.

Martes 05 de Enero de 2016

DESAFÍO MOTO DAY… FORMANDO LÍDERES

Desde cualquiera de los boxes de Las Vizcachas, mítico autódromo nacional enclavado en el corazón de la Comuna de Puente Alto, se domina a plenitud la pista, sus curvas, las canchas de tenis, la pre-cordillera blanca y las nuevas villas que surgen con el llamado “progreso”.
Vemos rodar medio centenar de motos en el “Desafío Moto Day”, organizado por Desafío Producciones y Revista SMotos, sintiendo lo mismo, en escala reducida, que algún colega en Misano, Jerez de la Frontera, Brno, Indianápolis, Motegi o Río Hondo.
No son necesarias las pantallas gigantes para que pasen por tu memoria las grandes leyendas de la velocidad, los coches y motocicletas, con cada uno de los adelantos tecnológicos que se impusieron en su tiempo. Los fantasmas buenos están ahí, sonríen, y te invitan al baile de las tuercas. Se respira nafta, decibeles, emoción, adrenalina.
Pero lo fundamental en ese gran día de motocicletas que vivimos en Las Vizcachas, gracias a que aún sobrevive bajo los cuidados del ex corredor Alejandro Schmauk, es que la invitación no fue, como antes, para las estrellas, sino que para un grupo de motoristas de calle que, con sus motos de calle, su indumentaria de calle y su experiencia de calle, rodaran sobre su asfalto no importando el modelo de su moto ni su amateurismo.
El “Sueño del Pibe” como lo calificamos. ¿Qué amante de la velocidad no le gustaría probar sus curvas?.
Aunque el objetivo central no es que los chicos, los pibes, se diviertan. Lo básico es darle más instrucción, mejores herramientas, para que se transformen en el corto plazo en “Líderes de opinión” del mercado, que necesita urgentemente del protagonismo de las motocicletas. Incluso enseñar, a través de las escuelas de manejo de Yamaha, Loncin u otra marca, lo que significa andar en moto.
Fijar la vista en el punto deseado, inclinar el cuerpo en el ángulo preciso, mantener una concentración permanente, saber leer el tablero de instrumentos, regular la presión de los neumáticos, señalizar correctamente, usar el casco, los guantes, botas y chaqueta que exige la seguridad…Todos elementos básicos de un buen manejo.
La multiplicación de los panes, por decirlo de algún modo, con miles aprendiendo y, luego, enseñando. Es lo que también soñamos.
Ya vendrán nuevos “Desafíos Moto Day”.

Páginas (4):   «   1234   »
Ingresar >
Nuevo usuario

Síguenos en:

Revista SMotos

Argomedo 376 - Santiago de Chile / Fonos: (+56 2) 2635 4489 - (+56 2) 2222 0594

síguenos en:

Powered by: Quacrom.com